Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El veraneo

Los hijos son una de las pertenencias más queridas de cualquier padre medio responsable, si no la que más. Los gatos pueden cuidarse solos; los niños, no. Aquel verano, qué bien les hubiera venido a Timoteo y Elvira que sus hijos se hubieran conformado, durante una semana no más, con una tinaja de agua y un perol repleto de patatas hervidas que, eso sí, la misma Elvira les hubiera preparado con todo su amor de madre certificada. Pero los hijos son muy, pero que muy exigentes, y no se resignan a que les vengan con cualquier comida mal recalentada.

Como cada año, se celebró la rifa de las vacaciones con las que Cojoplástica S.L. obsequiaba a unos pocos agraciados de entre sus empleados. El sorteo se celebró en el comedor de la empresa. La mano inocente de una señorita -a la que se le habían vendado a conciencia los ojos para que no existiese el menor atisbo de trampa- extrajo del interior de una saca de fieltro negro unos cuantos papelitos con los números afortunados. En cuanto Timoteo…

Entradas más recientes

Mi amigo Bolita

La vida secreta de los koalas

El camino hacia la luz

¡Devastad los bosques!

Dragones moraos

Volando voy

El inesperado viaje al Caribe de Gwendolyne

La chocolatada

El padre coraje de la Colonia Marconi