30 de marzo de 2007

Tantas improbabilidades de éxito

Si tuviera dos pisos en propiedad, creo que podría colapsar el sistema injusto de propiedad que impone hoy la especulación inmobiliaria. Los alquilaría, y metería el máximo de gente en ellos, con el fin de ganar el máximo de dinero. Para así, comprarme cuanto antes más pisos, y así meter en ellos más y más gente... Hasta conseguir que el máximo número de viviendas en alquiler fueran mías, en un orden creciente exponencial, cada vez más y más. Habría montones de personas viviendo en condiciones infrahumanas, fruto del sistema de caos impuesto: máximo de gente compartiendo habitaciones, durmiendo en literas, rotando en camas calientes... La gente estaría asfixiada, y se rebelaría contra el sistema. Claro; eso significaría la libertad del pueblo, el derecho a una vivienda digna, pero a mí me pondrían en la picota. O bien, una vez tuviera el máximo de pisos en mi poder, tendría el suficiente control del mercado de la vivienda, como para decidir una bajada de los precios. De nuevo el caos podría conducir a la justicia. Igual volverían a ponerme en la picota, esta vez, los especuladores inmobiliarios. No sé... Igual me acusan de fraude fiscal, o un gobierno temeroso o corrupto me expropia los inmuebles. Uff... demasiadas probabilidades de acabar mal, para un sistema de caos con tantas improbabilidades de éxito. En fin: creo que es mejor que me quede sentado y no haga nada con mis dos pisos. Pero ¿qué dos pisos?...

Otros relatos